miércoles, 27 de mayo de 2009

La cruz de hierro



Colaboración de un amigo, al blog, gracias David, siempre viene bien una mano de ayuda:

La Cruz de Hierro (1977)

Con permiso del autor del blog comento una película para mi excelente, no muy conocida quizás, de un gran director que pienso tampoco es muy conocido entre el gran público, y no es otro que Sam Peckinpah (1926-1984). Su filmografía no es muy extensa pero es de destacar que tiene un muy buen nivel medio con algunas películas excelentes que además en su momento fueron bastante taquilleras, de entre las que se pueden citar “Grupo Salvaje – The wild bunch”, “La Huída – The getaway” y “Pat Garret y Billy the Kid”, junto con la que vamos a comentar.

Esta película contiene varios de los aspectos que se suelen ver en las de Peckinpah, sobre todo personajes fieles a sus ideales que no dejan de lado bajo ninguna circunstancia, y a la vez, rebeldes con el sistema impuesto que cumplen “a su manera”.

Se basa en el libro “The Willing Flesh”, y la trama se desarrolla en la Segunda Guerra Mundial, en el frente ruso cuando empieza la retirada de los alemanes. Un extraordinario James Coburn (Cabo-Sargento Steiner) tiene a su mando un pelotón que cumple sus misiones como puede, en una situación de retirada y con pocos medios materiales. Llega a sus posiciones un nuevo superior, Maximilian Schell (Capitán Stransky) con el que mantiene un pulso a todos los niveles durante el resto de la película.

Si destacables son las actuaciones de estos dos actores, no desmerecen en absoluto el resto del reparto, en el que están un ya veterano James Mason, junto con el siempre brillante David Warner, y el resto de secundarios, fundamentales también, casi todos actores alemanes. Esa era otra de las tónicas de Peckinpah, una magistral dirección de actores que luego se notaba en las interpretaciones porque se “meten” en los papeles de una forma portentosa.

También hay escenas violentas, obviamente, pero necesarias para mostrar la crudeza de la guerra, y que Peckinpah enseña tal y como es, y se agradece, ya que es algo que no se suele hacer en cinematografía por miedo a que parezca “crudo” si se me permite la expresión.

Otro de los aspectos que me encanta es que, también en su afán de hacerlo “real”, no hay personajes “listos” o “tontos”, sino que todos reaccionan de igual manera, todos cometen errores y aciertos, y no se encuentran escenas “previsibles” en este sentido.

Y por supuesto, hay toda una crítica abierta y sin tapujos hacia la guerra y hacia los responsables de la misma, que no eran otros que los del partido nazi, haciendo notar que el resto de la población, los que no son los políticos, hace lo que puede una vez que se declara una guerra.

En definitiva, una película desde mi punto de vista excelente y fundamental, de un gran director, con unos grandes actores y actuaciones, y dentro de las películas bélicas, para una de las mejores que se han hecho.



A mi todo esto me suena a la última película de Tarantino, y aunque esta se base en la italiana "The inglorius bastards" (Quel maledetto treno blindato), seguro que sabiendo la devoción de Quentin por Pekinpah, algún elemento habra tomado "prestado".

Me la apunto para verla.

De nuevo gracias David

4 comentarios:

Jordi Costa / Carcamal dijo...

Hola, crítico-de-cine-aficionado:

aquí Carcamal Costa enviándole un saludo. En el programa no me pasaron tu mensaje: en la redacción andan tan ajetreados que es normal que se les pase. Ahora llego, pues, a tu blog y lo consultaré: es bueno que, de entrada, lo primero que vea es un post sobre Peckinpah. Abrazos y gracias por visitar mi incipiente videoblog (que mejorará con el tiempo, especialmente cuando se incorpore mi partenaire),
jordi

serreina dijo...

Señoras y señores, el gran Jordi Costa ha entrado en mi blog. Uno de los mejores críticos de cine, perdiendo un poco de su tiempo en visitar el blog de un simple aficionado al cine.

Un honor

Pretoriano dijo...

David muy buena crítica, solo una gran pega y con todo el respeto, ¿Peckinpah desconocido por el gran público? Yo no lo veo así esta precisamente si puede ser una obra mas desconocida pero pelis como La huida o Grupo Salvaje me da a mi que son muy conocidas. Espero que te refieras con lo de ese gran público a aficionados tipo Crepúsculo, sin ofender.

serreina dijo...

Pretoriano, coincido contigo en cuanto a la apreciación de Peckinpah, para los aficionados al cine, con una mínima de cultura al respecto, reconocen al maestro Sam, y máxime cuando Tarantino nos lo recuerda tanto.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...