martes, 20 de agosto de 2013

Trance

El ecléctico director Danny Boyle se pone tras las cámaras para darnos esta película donde con la excusa de un robo perfecto de un cuadro de Goya, lo que de verdad nos quiere enseñar son los vericuetos caminos de la mente y como esta puede ser manipulada a través de la hipnosis.
Simon (James McAvoy), es un empleado de una famosa casa de subastas. En una de las pujas por un cuadro de Goya, se produce un robo. Simon esta implicado con la banda que pretende robarlo, y es el que esconde el cuadro, pero tras un fuerte golpe en la cabeza, cae en amnesia. La banda intenta de todas las maneras sacarle la información de donde ha escondido el cuadro, hasta que recurren a una hipnotista, pues parece ser la única solución.

La verdad, no se que pensar de la película. En varios puntos me ha enganchado, pero en otros muchos (muchos), me he sentido completamente engañado por el guión y  por la realización de Boyle. Y es que la película a partir de que se contacta con la hipnotista, no para de crear giro sobre giro, a cual más imposible y siendo difícil discernir lo que es real, de lo que esta en la mente del Simon. Esto podría haber resultado bien, pero se llega a convertir en absurdo, cuando de tan poco (un argumento bastante simple si te paras a pensar) se intenta sacar mucho, sin llegar a conseguirlo, y llenando la película de aparatosidad y engaño tras engaño, dejando claro que Boyle ha intentado darnos gato por liebre.
Los actores, no están nada mal, tenemos a un esforzado James McAvoy, un perfecto Vincent Cassel, y una enigmática y perfecta en el papel Rosario Dawson. Pero el que estén bien en sus papeles, no es suficiente para engancharnos a la película, pues sus personajes, juegan a un quiero y no puedo constante, y (no os quiero destripar el final) además, el final con un giro de chorrochocientos graos se me hace increíble.
En definitiva, una película que aprueba en todos los puntos técnicos: ambientación, fotografía, banda sonora, pero que falla en el guión, y en su puesta en escena. Además es fácil sentirse que te han hecho trampa, para contarnos una historia de robos de arte demasiado complicada. No voy a decir que la recomiende, pero tampoco puedo decir que no la veáis. Juzgar por vosotros mismos, y ya me diréis (si queréis) como os habéis sentido.

5 comentarios:

Serwan dijo...

Trance = Inception for dummies

satrian dijo...

Demasiado "engañosa" gira demasiadas veces la trama, que acaba siendo enrevesada, poco clara, desembocando en un final fuera de lugar.

Sergio Reina dijo...

Serwan: jajaja que razón tienes¡¡¡

Satrian: Demasiados giros para llevarnos a un final como dices demasiado artificial.

Saludos

Jose Maria Mera dijo...

Hola es un placer invitarte a nuestro club, un pequeña iniciativa que está dando grandes resultados en tan poco tiempo que llevamos con ello, su nombre es Traffic-club, no se si sabrás algo de nosotros, en las redes circula nuestra promoción casi a diario, consiste en una pagina de administracion donde todo el que desee puede dejar su direccion web y entrar en el club, pedimos visitas por visitas, es decir todos nos seguimos, leemos y comentamos en nustrso post, está teniendo un exito inesparado de verdad, compruébalo tu mismo, pronto para invierno si la cosa marcha igual seremos unos 30 en apenas dos meses, y debido al exito todos los miembros contarán con un directorio web para aún sean más visibles y públicos. un saludo y te dejo el enlace, el club está dentro de este blog de terror,

www.siniestrotecamera37.blogspot.com

Shorzen dijo...

Hay algo clave para decantar la balanza a favor de la película: Rosario Dawson desnuda. Sólo por esa escena merece la pena pagar por la entrada.

La verdad es que el guión falla por sus excesivos giros y algún momento absurdo, sobre todo el final, pero entretenida es un rato porque exige atención, y en la parte técnica impecable, como todas las de Boyle.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...