domingo, 22 de noviembre de 2015

Ant-Man

Ya tenía ganas de darle un vistazo a la que prometía ser una de las películas pequeñas de Marvel. Ninguna decepción, nace con un espíritu pequeño, pero a medida que avanza la trama, se va haciendo más grande.
Me ha encantado esta sencilla y entretenida película. Peyton Reed, sustituye en la dirección a Edgar Wrigth en esta película presentación del que será un futuro Vengador, Ant-Man. Hank Pym está retirado de la dirección de su empresa tecnológica. El fue el creador de la llamada partícula Pym. Dicha partícula tiene el poder de empequeñecer y agrandar, todo controlado a través de un traje, y de ciertos aparatos sofisticados. Hank no quiere desvelar su secreto, pues en malas manos puede llegar a crear un ejercito de supersoldados, que con un mínusculo tamaño, son capaces de mucho poder destructivo, pues al igual que las hormigas, en ese tamaño, pueden desarrollar un fuerza 50 veces mayor. Uno de sus discípulos, Cross, esta apunto de descubrir el secreto de Pym, por lo que Hank, a su avanzada edad, se ve obligado junto a su hija, a buscar al candidato perfecto para volver a ser Ant-Man (como el ya fue en su juventud), y así poder destruir los avances de Cross. El elegido es Scott Lang, un ladrón y estafador al por mayor (aunque tan solo a la manera Robin Hood), que acaba de salir de la cárcel.
No sabemos lo que habría sido de la película en manos de Wrigth, pero no hay que quitar merito a lo que ha hecho Reed. Desde una entrega modesta, crea una película llena de entretenimiento, donde casi nada falla. La elección de los actores, desde luego juega en su favor, pero también el haber podido dominar un guión escrito a muchas manos, conteniendolo, y sabiendo dosificar las escenas de acción, con el humor, y con un desarrollo de personajes fuera de lo común en universo cinematográfico Marvel (no así sus últimas incursiones en tv con las estupendas Daredevil y Jessica Jones).

Paul Rudd es el protagonista, y aguanta bien con el peso de la película, haciendo además un superhéroe fuera de lo común, y bastante creíble. A pesar de sus dotes para la mecánica y la electricidad, transmite cercanía, y da la sensación de que a cualquiera nos podría haber pasado lo que a él. No se queda atrás Michael Douglas, ni Evangeline Lilly, ambos muy correctos. Corey Stoll además como el villano de la función cumple, y a su favor está que en esta ocasión, su personaje ha sido bien dibujado en el guión. Mención a parte tienen el roba escenas Michael Peña (el más gracioso de la función) y la pequeña Abby Ryder Fortson, capaz de robarte el corazón.
La unión con la fase 2 (o 3 ya no se por cual va) de Marvel, es perfecta, no solo se hace mención a los Vengadores, sino que además de aparecer, están desde el principio en la trama con las menciones no solo a ellos, sino a Hydra y a SHIELD.
Un acertado final que mantiene el tono desenfadado, modesto y ligero de toda la película, y que no hace otra cosa que provocarme que os recomiende la película. Entre las pequeñas modestias y las ligerezas, nace algo grande y muy entretenido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...