sábado, 27 de diciembre de 2014

Boyhood (Momentos de una vida)

Después de haber leído tanto, de que tanta gente me haya recomendado verla, por fin, he podido disfrutar de esta película, pero tengo que decir que mis expectativas quizá fueran demasiado altas, y a lo menor por eso no he podido conectar tanto como otra gente que ha visto la película.
No os cuento nada nuevo si os digo que la película ha tardado 12 años en rodarse, y que ha seguido la misma linea temporal que la de los actores. Es la historia de una familia desestructurada, contada desde el punto de vista de Mason, el niño pequeño, que empieza con seis años, y termina la película con 18. 
La película nos cuenta una historia muy sencilla, los momentos más importantes en la vida de Mason, desde la infancia hasta los primeros signos de madurez. No hay que buscar dobles juegos, ni trampas, ni nada por estilo, tan solo dejarse llevar por la película, y como he leído por muchos sitios, experimentar la película más que verla. Quizá precisamente ese ha sido mi punto de desconexión con lo que estaba pasando en pantalla. Si me tenía que ver reflejado en lo que le pasa a Mason a lo largo de 12 años, no me ha pasado. La historia de Mason, no se parece a la mía, y tan solo quizá en algún momento, he tenido alguna experiencia similar a la suya, pero más por que es lo que toca a determinadas edades, que porque haya alguna similitud con ella.
Aún con todo, la película es disfrutable, y te permite ver algo que por lo menos hasta dentro de doce años no podamos volver a ver (quién sabe si cuando pasen esos años, tendremos la segunda parte de la película, y podamos observar el paso a la edad adulta de Mason), que los actores crezcan dentro de la película, y que haya que recurrir a los maquillajes, y demás para simular la edad real del personaje. Seguramente es este punto el que hace que el conjunto de la película sea una experiencia muy recomendable, pues a parte de que los actores están en estado de gracia, es más fácil empatizar con ellos, al observar como va cambiando todo alrededor de ellos también.
El actor principal es Ellar Coltrane, un casi desconocido hasta ahora, que seguro dará que hablar. Le acompañan un estupendo Ethan Hawke (se nota es el actor fetiche del director), Patricia Arquette, no menos estupenda, y la propia hija del director, haciendo de hermana de Mason, Lorelei Linklater.

En definitiva, y aunque no haya conectado tanto como me esperaba con la película, es muy recomendable, y es para aplaudir a Richard Linklater, por llevar a cabo una obra fresca, y de la que de momento no hay nada similar en la historia del cine.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...