miércoles, 2 de marzo de 2016

Black Mass: Estrictamente criminal

Entretenida película de genero mafioso dirigida por Scott Cooper con Johny Depp como protagonista. Y cuando digo entretenida, me refiero a del montón, pues es lo que me ha parecido la película.
No aporta nada nuevo, ni hay maestría en su oficio, y es algo que le pesa pues en este genero tenemos unas cuantas películas que podríamos catalogar entre lo mejor del cine.
Depp encarna a Whitey Bulger, mafioso irlandés en Bostón, que ve en un amigo de la infancia, ahora metido en el FBI la oportunidad de su vida como criminal. Hace de soplón para la agencia, quitándose de en medio a la mafia italiana, y el se poco a poco va haciéndose con el poder criminal de Bostón impunemente.
La película esta basada en un hecho real, y ambientada en la época en la que se se produjo tal hecho, los años 70. La ambientación esta muy conseguida, pero el maquillaje que lleva Depp en el rostro para parecerse lo máximo posible al criminal real, pesa mucho no solo en su actuación sino que también a lo largo de la película. Es difícil ver una escena en la que aparece Depp, y no pensar en que es un famoso actor disfrazado. No digo que lo haga mal en su papel, pero todos los kilos de maquillaje le restan mucha credibilidad.
La película resulta entretenida, y fácil de ver. Quizá demasiado fácil, tanto que se vuelve demasiado básica. Hasta se usa el recurso de las entrevistas para ir narrando la acción, como si un buen capítulo de la primera temporada de True Detective se tratara, pero sin llegar al nivel de esta.

El drama esta bien desarrollado, y tampoco te acabas de creer a los personajes del todo. Resulta muy díficil empatizar con ninguno de ellos, lo que provoca cierta distancia con el espectador. Cuando acabas empezando a aconstumbrarte a alguno de ellos, su historia da un pequeño giro, y desaparece la pequeña simpatía que podíamos tener hacia su personaje. Y no me refiero a que haya que simpatizar con criminales, pero el drama debería de acercarnos un poco a ello, y conocer sus motivaciones reales.
En el cast, tenemos al ya mencionado Johny Depp, pero la verdad es que este plagado de buenos actores, que se quedan a medio gas, no es que esten mal, pero sus personajes no permiten mucho juego: Joel Edgerton, Benedict Cumberbatch, Rory Cochrane, Jesse Plemons, Dakota Johnson, Kevin Bacon, Peter Sarsgaard y Corey Stoll. De hecho, cuando aparece Corey Stoll, casi estas temiendo que saque una espada de plata y acabe con Depp, como en la serie The Strain que protagoniza, pues el aspecto de Depp, recuerda mucho a los Strigoi que allí aparecen.

En definitiva, una película entretenida, para ver y olvidar. Se puede recomendar pero con muchos peros.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...