martes, 21 de abril de 2015

The Guest

El habitual en la serie B de terror Adam Wingard (You are the next), se pasa al thriller con aires de los años 90 y lo hace para bien.

La trama es muy sencilla. Una familia acaba de vivir la muerte en combate de uno de sus hijos. A los meses llega a su casa un extraño llamado David, que dice ser un buen amigo y compañero de su hijo. David, es educado, cortes, amable, y enseguida simpatiza con toda la familia, por lo que es invitado a quedarse en casa hasta que tenga alojamiento. Unos misteriosos asesinatos empiezan a sucederse y parecen tener conexión con la llegada de David.
El ritmo de la película no decae en ningún momento. El montaje es brillante, y la historia aunque sencilla, te atrapa desde el principio, sobre todo por lo bien tratada que esta desde el cuidado guión, hasta la estupenda dirección. Como he dicho al principio, la película bebe directamente de los thrillers de finales de los 80 y los noventa, de aquellos en los que los psicopatas más peculiares eran los protagonistas. Aquí no solo se le rinde un buen homenaje al genero, sino que se situa incluso por encima de ellas. En parte, también recuerda a la estupenda Drive de Ryan Gosling, sobre todo por la situación de antihéroe aislado que nos da su protagonista, y por la doble vida, o mejor dicho, la doble cara que nos presenta.
El actor que encarna a David es Dan Stevens, este británico, es conocido por aparecer en la serie de tv Downton Abbey. Y aunque no he visto la serie, desde luego, este papel es muy diferente al que seguro realiza en la serie. Aquí lo hace de manera brillante. Juego a las dos caras, por un lado, la amigable, y por otro lado, la que te deja helado tan solo con su mirada, y estas esperando que de un momento a otro arranque con toda su furia. En esto, lo hace impecable, y sin duda es otro de los exitos de la película. Junto al actor tenemos también un elenco que brilla: Maika Monroe, Leland Orser, Lance Reddick, Sheila Kelley, Brendan Meyer y Chase Williamson.
La escena final, se permite codearse con el terror. Un terror suavecito, más de tensión que otra cosa, y que de nuevo nos vuelve a situar en las película de aquellos años ya nombrados. La ambientación es genial, ese laberinto del terror en medio del pabellon del instituto, conjuga a la perfección con el tono de la escena y con la sintetizada música que apropadiamente va sonando en los altavoces.

En definitiva, no sera esa gran película, pero si que es estupenda. Yo disfrute de lo lindo con ella. Muy, pero que muy recomendable.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...