domingo, 1 de febrero de 2015

Drácula, la leyenda jamás contada

Película que actualiza al mítico personaje de terror, y que pretende ser una de las primeras películas de una serie de otras tantas que van a despertar a muchos de los monstruos de la Hammer, para finalmente coincidir todos en una gran película. En esta ocasión, se nos cuenta una especie de precuela de porque el príncipe Vlad, acaba convirtiéndose en Drácula.
La película, no hay que negarlo, resulta entretenida, pero tiene muchos, pero que muchos fallos, por lo menos los apenas 90 minutos que dura la cinta, no dejan tiempo para pensar mucho en ellos.

Como acabó de comentar, la película dirigida por Gary Shore, nos narra como Vlad acaba convirtiendose en Drácula. Vlad, es un príncipe que se ha visto obligado desde niño a luchar al lado de los turcos. Ya en su madurez, se retira a sus tierras para tener familia, y reinar en cierta paz a su pueblo. Todo, hasta que los turcos vuelven a aparecer, y se ve obligado a firmar con sangre un extraño contrato que le da ciertos superpoderes que le permitirán derrotar a los turcos. Pero no podía faltar la letra pequeña, y es que tiene que resistirse durante tres días a la sed de sangre, y así no se convertirá en el monstruos que todos deseamos de ver.
Y precisamente, este es uno de los principales problemas de la película. Nos han cambiado a nuestro Drácula, ese malvado, siniestro, cruel y seductor chupa sangres, nos lo han cambiado por un soso, y blando superheroe. Si el personaje principal, no se llamara Drácula, la película aún ganaría algo, pero todos sabemos quién es, y nos choca verlo de parte de los buenos.
Drácula es Luke Evans, que aunque el pone físico, y oficio, no llega a convencer, pues el dibujo de los guionistas y del director, no dejan lugar a ver lo cruel y despiadado que debería haber sido. También tenemos a un desaprovechado Dominic Cooper que no llega convertirse en un digno malvado, pero si es peor que el de Evans (quiero decir más malote), y a una tal Sarah Gadon, que se límita a chica florero, y a lucir palmito por la pantalla.

Una película que no merece dar mucho más que hablar, y que funciona mejor como producto de serie B entretenido, que como una sería película de Drácula. Ni la puedo recomendar, ni puedo decir que no la veáis, tiene un visionado.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...